Omamori

Omamori

Omamori
En los santuarios o templos en Japón se venden unos pequeños objetos sagrados llamados ,Omamori. Esta palabra significa “Protección” y estos objetos son unos amuletos que generalmente están hechas para darle buena suerte a la persona que lo adquiere.
Regularmente los Omamoris vienen en forma de una bolsa con hermosos detallas y dentro de esta hay una plegaria escrita a mano por los sacerdotes del santuario. La bolsa no puede abrirse porque si no perdería su efecto.
Omamori
Un Omamori tiene gran variedad de usos, algunos son:
– Salud y Curación de Enfermedad
– Protección de malas energías
– Protección general
– Prosperidad económica
– Atracción del amor
– Apoyo en los estudios
– Apoyo en el trabajo
Entre muchos otros.
Los Omamori son amuletos sagrados, y al obtener uno, es equivalente a llevarse la energía sagrada del santuario para todos lados y así estar siempre protegido por la energía pura de estos lugares tan especiales. Cada santuario tiene su diseño especial y mayormente se especializan en diferentes cosas, por lo cual muchas personas van a diferentes santuarios para tener varios tipo de apoyo.
Para el japonés común, el Omamori es un objeto de suma importancia. Se lleva de llavero, en el bolso, en la cartera, en el carro, o en el lugar en el que esa persona desee que estar protegido.
Los Omamori se regalan a los seres más queridos como una prueba en física de los buenos deseos y el amor que se tiene por esa persona. Generalmente, más no obligatoriamente, muchas personas ofrecen sus Omamori en su santuario predilecto para que sean incinerados y se pueda comenzar un nuevo ciclo en el nuevo año. La cubierta de los amuletos generalmente está hecha de seda brocada y mantiene adentro un papel sagrado o piezas de madera con oraciones escritas en ellos que protegen a los buenos portadores en ocasiones, tareas o en actividades particulares. A menudo también las bolsas, se cuelgan en correas de teléfonos celulares, en automóviles, etc.
Esta costumbre se mantiene desde el periodo Edo (1603-1868), en la cual la gente viajaba miles kilómetros para rezar en su santuario predilecto y al obtener un Omamori podían regresar a sus hogares con la protección de los dioses ahora con ellos.
Omamori
Después de la guerra, en la nueva constitución impuesta, el gobierno y los lugares de índole religioso debieron separarse. Por esta razón los santuarios y templos se mantienen hoy en día mayormente de donaciones, ceremonias, y los Omamori.
Por lo tanto, al comprar un Omamori también es una forma de darle las gracias al santuario por existir y apoyar al santuario a que siga en pie. Para las personas que vienen de extranjero, tener un Omamori es una de las cosas de mayor importancia que se pueden obtener durante el viaje, debido al que al llevarse un amuleto de vuelta, es una forma de seguir conectado con la energía sagrada de Japón y se promete que algún día se regresará a el país del sol naciente.
También, si se le regala a familiares o amigos, es regalar la verdadera energía de Japón, es regalar protección y amor.
Los Omamori no son objetos banales que se venden en tiendas de regalo, sino amuletos sagrados de alta vibración energética que mantienen un vínculo fuerte con el verdadero espíritu japonés de paz.