Home > Cultura > Información sobre Japón > Su Majestad El Emperador (Tenno Heika)

Su Majestad El Emperador (Tenno Heika)

emperador y empres
El Emperador es el símbolo del Estado y de la unidad del pueblo, derivando su posición de la voluntad del pueblo en quien reside el poder soberano. (Constitución de Japón, Artículo 1).
Es la monarquía continua más antigua del mundo. En Japón, nunca se hace referencia al Emperador por su nombre, sino que se le conoce como "Su Majestad el Emperador" ( Tennō Heika) y puede abreviarse por "Su Majestad" (Heika).

Según la mitología, el primer Emperador, Jimmu, es descendiente de la Diosa del Sol Amaterasu y entronizado en el año 660 aC. Comúnmente, se acepta que la familia Imperial ha reinado en Japón durante más de 1.500 años y, que todos han descendido de la misma familia. La corona imperial está diseñada por una flor de crisantemo de 16 pétalos.
A pesar del hecho de que el poder político de los emperadores fue limitado o puramente simbólico a lo largo de la mayor parte de la historia de Japón, todos los gobernantes reales, desde los regentes de los clanes Fujiwara y Hojo hasta los Shoguns Minamoto y Tokugawa, respetaron al Emperador y contaban con la legitimación imperial para su posición como gobernantes.

Con la Restauración Meiji de 1868, el shogunato Tokugawa fue derrocado, Su Majestad, El Emperador Meiji se convirtió en el jefe de Estado. Bajo la nueva Constitución Meiji, el Emperador tenía el poder soberano, y su poder político y militar era teóricamente cercano al absoluto. La Constitución de la posguerra de 1946 establece que el emperador tiene solo una función simbólica.
Actualmente participa, básicamente en ceremonias y reuniones diplomáticas, pero no tiene poder político.

Su Majestad El Emperador Emérito (Akihito) accedió al trono el 7 de enero de 1989, tras el fallecimiento de su padre, El Emperador Showa (Hirohito) y se convirtió oficialmente en el 125.º emperador de Japón el 12 de noviembre de 1990.
Durante su reinado, realizó grandes esfuerzos para promover la paz en el mundo y estuvo involucrado profundamente con la sociedad actual japonesa.
La primera oportunidad que tuvo para expresar lo que quería decir al pueblo japonés fue cuando un volcán entró en erupción en el suroeste de Japón en 1991. La pareja imperial visitó un centro de evacuación y se arrodilló junto a las víctimas. Desde entonces, hasta su abdicación, siempre que un desastre natural golpea a Japón, la pareja imperial se tomaba todo el tiempo necesario para consolar a las víctimas.
Estuvieron en la escena del desastre después de que un terremoto sacudiera a Kobe en 1995. Cuando el terremoto y el tsunami azotaron el noreste de Japón en 2011, viajaron a la región devastada muchas veces durante las siguientes semanas del suceso. La pareja imperial visitó la ciudad de Miyako, prefectura de Iwate en 2011.
emperador de Reiwa
El Emperador Emérito también demostró preocupación por las personas socialmente vulnerables. En muchas ocasiones, visitó a personas de la tercera edad y personas con discapacidad.
El Emperador Emérito pensó en muchas ocasiones en los efectos de la Segunda Guerra Mundial, dentro y fuera de Japón y, la importancia de conservar la paz en su país y en el mundo. La pareja visitó Okinawa 11 veces, lugar donde se libró una de las batallas finales y los más feroces combates. Ahí murieron más de 200.000 personas. El Emperador Emérito también ha llorado a personas que murieron en campos de batalla en las islas del Pacífico, rindiendo tributo a ambos lados.

Su Majestad El Emperador Emérito reflexionó sobre la era Heisei (1989-2019) durante una conferencia de prensa realizada en diciembre de 2018, justo antes de cumplir 85 años. En ese momento expresó: "He creído que es importante no olvidar que se perdieron innumerables vidas en la Segunda Guerra Mundial y que la paz y la prosperidad del Japón de la posguerra se basaron en los numerosos sacrificios e incansables esfuerzos realizados por el pueblo japonés, y se debe transmitir esta historia con precisión a los nacidos después de la guerra. Me da un gran consuelo que la Era Heisei esté llegando a su fin, libre de la guerra en Japón".

Su Majestad El Emperador actual (Naruhito) accedió al Trono del Crisantemo tras la abdicación de su padre, el ahora Emperador Emérito (Akihito) el 1 de mayo de 2019 a las 00:00 hora local y se convirtió en el 126º emperador de Japón. El Emperador obtuvo una licenciatura en historia en la prestigiosa Universidad Gakushuin de Japón y estudió historia económica en la Universidad de Oxford en Gran Bretaña.

Su Majestad es miembro honorario de la Comisión Mundial del Agua para el siglo XXI y patrocinador de la Global Water Partnership, establecida por el Banco Mundial, las Naciones Unidas y la Agencia Sueca de Desarrollo. Se espera que El Emperador continúe con el estilo de su padre, quien personificó el papel constitucional del emperador como el "símbolo de la unidad nacional" de Japón. "El emperador sigue un principio: compartir la alegría y el dolor con la gente, de corazón a corazón", como lo expresó Su Majestad El Emperador, en su cumpleaños celebrado en febrero.
La era del reinado del emperador (Naruhito) lleva el nombre "Reiwa" (令 和), y de acuerdo con la costumbre, será rebautizado como Emperador Reiwa (天皇 和 天皇 Reiwa Tennō) por orden del Gabinete después de su muerte. El nombre de la siguiente era bajo su sucesor se establecerá después de su muerte o antes de su abdicación.
Desde mediados del siglo 19, el Palacio Imperial se llama Kōkyo (皇居), y se encuentra en el corazón de Tokio. Anteriormente, la familia imperial residía en Kyoto (la antigua capital), durante casi once siglos. El cumpleaños de Su Majestad El Emperador (23 de febrero) y es una festividad nacional.