canción japonés durante la guerra

Composición de música militar: Doki No Sakura

canción japonesa

“Dōki no Sakura” (flores de cerezo del mismo período) es la más famosa gunka japonesa (composición de música militar).  Se cantó en todo Japón durante las últimas etapas de la Guerra del Pacífico, La canción compara las flores de cerezo con el destino de soldados que se graduaron en la academia militar. Fue compuesta por Nōshō Ōmura. Sin embargo, se pensó que Yaso Saijō había escrito la letra original, pero no lo hizo directamente.

Inicialmente fue conocida como “Sen’yū no Uta” (Canción de camaradas) en 1939. Los versos tercero y cuarto no se agregaron junto con el primer, segundo y quinto versos originales hasta alrededor de 1944. En la versión revisada, se estableció la historia de dos pilotos kamikaze. En la canción, aunque un piloto fallece, su vínculo con el otro piloto sobreviviente sigue siendo fuerte. Antes de ir a su misión para defender a Japón, los pilotos kamikaze cantaban juntos “Dōki no Sakura”.

Con una instrumentación solemne y letra profunda, adecuada para la época, se hizo muy popular, básicamente para los miembros de las fuerzas especiales en la etapa final de la guerra, independientemente del ejército o la armada.

La canción militar japonesa más popular “Dōki no sakura” compara a dos compañeros de clase con dos cerezos en el campus de una escuela de aviación militar y expresa su resolución de caer como cerezos en flor y, posteriormente, reencarnar junto a su compañero. Esta canción demuestra la ideología espiritual japonesa que cree en la vida después de la vida. Por lo tanto a pesar de la Fuerza Especial estaba destinada a fallecer en campo de batalla, había esperanza de que a pesar de partir del mundo físico, el alma iría en paz al Santuario Yasukuni donde se encontraría con sus compañeros y renacerían como hermosos cerezos en flor en la primavera.

Uno de los mensajes principales de la canción es que la verdadera amistad trasciende lazos de sangre, y más aún, el cuerpo físico mismo, siendo este un lazo indestructible.

Actualmente, en el Santuario Yasukuni, durante la primavera se realiza un pequeño concierto conmemorativo con el mismo nombre de la canción donde mujeres jóvenes vestidas en ropa tradicional japonesa, interpretan Gunkas para recordar a los soldados caídos en la guerra. La canción de cierre es “Dōki no sakura”. Al estar los cerezos en flor, es una forma de agradecer a los espíritus porque ahora Japón disfruta de una hermosa paz que debe ser conservada.

Por ser una canción clásica de Japón, ha sido interpretada  numerosas veces por diversos artistas. A pesar de que fue escrita en tiempos difíciles, hoy en día se puede interpretar como una canción de cariño y lealtad a los amigos más cercanos que se tienen al lado.

La canción está compuesta con escalas clásicas japonesas y aunque  le llaman Gunka, la letra no tiene contenido bélico, sino al contrario es un juramento de compañeros que se prometen continuar juntos a pesar del tiempo y la distancia. También se puede dedicar a personas que se les considera muy cercanas, como familia, sin estar conectados por sangre, dando a entender que ya se conocían desde vidas previas.

Para comprender al Japón actual, es necesario conocer su historia. “Dōki no sakura” es una canción muy importante en el imaginario del japonés, por lo tanto se recomienda conocerla de antemano.

 

La letra de “Dōki no sakura” traducida al español es:

 

Tú y yo somos dos flores de cerezo.

Florecimos en el patio de la misma escuela militar.

Si hemos florecido, estamos decididos a caer.

Caigamos magníficamente por el país.

 

Tú y yo somos dos flores de cerezo.

Florecimos en el patio de la misma escuela militar.

Aunque no somos parientes consanguíneos,

Nos hicimos buenos amigos y nunca nos olvidaremos el uno del otro.

 

Tú y yo somos dos flores de cerezo.

Florecimos en el patio del mismo escuadrón aéreo.

Miro en el resplandor de la tarde, en el cielo del sur y el primer avión aún no regresa.

 

Tú y yo somos dos flores de cerezo.

Incluso si caemos en lugares separados.

En la capital de las flores, el Santuario Yasukuni.

Seremos cerezos en flor y nos encontraremos en la misma primavera.

Aquí se anexa el enlace hacia la canción:

 

https://www.youtube.com/watch?v=nR0cKe5PEOY&t=43s

 

Artículos recomendados