templo Asakusa

Asakusa y alrededor

entrada de Asakusa

Asakusa y alrededorAsakusa es un área centrada alrededor del Templo Sensoji con Kaminarimon o la “Puerta del Trueno” y la calle comercial Nakamise. Está rodeada de agua e inmersa en una rica tradición. Es muy grato contemplar las vistas de la ribera, subir a un bote para hacer un crucero por el río o pasear por las vías tradicionales, llenas de puestos y auténticas tiendas de recuerdos donde venden productos japoneses, por excelencia.

Asakusa es una ciudad de agua. Se asienta en el poderoso río Sumida. Muchos edificios emblemáticos bordean el área. El visitante puede ir al llamativo puente rojo Azuma-bashi y recrearse con las vistas del altísimo Tokyo Skytree y saborear cerveza en el Asahi Beer Hall, dentro del edificio de la sede del grupo Asahi con su escultura dorada, diseñada por Philippe Starck, que adorna el techo. Para disfrutar la ciudad desde el agua, se puede abordar el autobús acuático Hotaluna, especialmente hecho para un crucero por el río.

El Templo Sensoji en Asakusa es el lugar sagrado más antiguo y famoso de Tokio con una historia que se remonta a 1.400 años. Este recinto está dedicado a Kannon, la diosa budista de la misericordia. Es increíblemente popular entre millones de personas que lo visitan cada año.

El distrito de Asakusa y el Templo Sensoji están, tan profundamente conectados, que sus nombres están escritos con los mismos caracteres chinos: 浅 草, que significa “hierba poco profunda”. “Senso” es la pronunciación china y “Asakusa” es la pronunciación japonesa. Cuando Sensoji se fundó por primera vez, el área de Asakusa no era una ciudad ocupada como hoy, sino un prado salvaje donde vivía muy poca gente. Sin embargo, gracias a Sensoji, Asakusa se convirtió en un animado centro de peregrinación y comercio. El templo es el verdadero corazón de la ciudad.

Junto con la prosperidad de Edo (el antiguo Tokio), aumentaron los visitantes de Sensoji, Asakusa se convirtió en su centro cultural. En la época dorada de esta era  se construyeron cientos de pequeños santuarios sintoístas en los terrenos del templo y, Asakusa, se erigió como un lugar sagrado para el culto de la gente común.

En la era Meiji, los terrenos del templo se convirtieron en el Parque Asakusa. El Sexto Distrito se hizo famoso como un polo de entretenimiento, siendo una gran contribución a la historia del cine y el teatro japonés. La apertura de la línea de vagones de ferrocarril en 1882 y con el primer rascacielos de Japón, Ryounkaku (también conocido como Asakusa doce pisos, 52 m de altura) en 1890, Asakusa dirigió el movimiento de la civilización y la iluminación.

noche en Asakusa

iluminación en Asakusa

Hoy, Asakusa es uno de los pocos lugares en Tokio donde se conserva el estilo tradicional de Japón. La mayoría de las calles, estaciones y tiendas tienen un aspecto histórico, tienen cornetas en las calles que tocan música tradicional japonesa, existen muchas tiendas de kimonos y objetos típicos de la cultura japonesa.

También hay muchas tiendas de alquiler de kimonos, disponibles para todos aquellos que quieran tener la experiencia de usar ropa tradicional japonesa. En Asakusa se ven muchas personas, tanto japonesas como turistas, vestidas con kimono.

Asakusa es sin duda uno de los lugares más encantadores de Tokio, ya que te lleva a la esencia de Edo (antiguo nombre de la ciudad) y combina aspectos modernos como su proximidad a la torre más alta del mundo, el “Tokyo Skytree”.

Visitar Asakusa es uno de los primeros puntos en cualquier itinerario turístico en Tokio, por sus templos, tiendas, estilo y esencia espiritual.

calle de Asakusa

zapatos de dias Omikuji