Santuario Meiji

Santuario Meiji

Santuario Meiji
En el área de Shibuya de encuentra el poderoso santuario “Meiji Jingu”, donde se veneran las almas del Emperador Meiji y su esposa la Emperatriz Shoken. Hoy en día es uno de los puntos turísticos de Tokio más importantes, atrayendo a miles de turistas desde tempranas horas de la mañana.
El recinto se encuentra en un bosque en medio de la ciudad capital. Este bosque está compuesto por más de 120.000 árboles de 365 especies donados por cada prefectura de Japón y algunos desde personas del extranjero. En este santuario sólo se encuentran veneradas las almas del Emperador y Emperatriz, pero no es una tumba, esta se encuentra en Kioto. Fue terminado en 1926 y fue un proyecto de índole nacional como una forma de agradecimiento al Emperador Meiji por su arduo trabajo en la modernización e industrialización de Japón. Se incluyó en la lista de los santuarios más importantes, por lo tanto antes de la constitución post-guerra, este santuario era financiado por el gobierno de Japón.
Lamentablemente, el santuario original fue destruido por las fuerzas estadounidenses en los bombardeos de Tokio. Japón le suplicó a las fuerzas estadounidenses que en lo posible no bombardearan las edificaciones de importancia histórica o espiritual, pero aun así quemó hasta dejar en cenizas toda el área donde se encontraba este importante santuario. Después de la guerra, en 1958, fue reconstruido nuevamente gracias a las donaciones de las personas que quisieron ver de nuevo este importante santuario en pie.
En los recintos se pueden observar barriles de sake de diversas marcas de todo Japón como ofrendas al Emperador. También hay barriles de vino francés como ofrendas. Esto se debe a que antes de la Era Meiji, el vino no era comercializado en Japón, y gracias al Emperador Meiji, la industria del vino empezó a tener impacto en la sociedad nipona.
Santuario Meiji
Es muy impactante encontrar un lugar tan tradicional y rodeado de naturaleza a sólo unos minutos del cruce de calle más lleno de gente de todo el mundo, el cruce de Shibuya. Las Toriis (puertas sagradas del Shinto) de este santuario están hechas con madera, y sin un solo clavo.
El santuario Meiji es un lugar perfecto para aquellos que están buscando un rincón tradicional y espiritual en el Tokio moderno. Se llena completamente de gente en los primeros días del año, el “Hatsumode”, la primera visita del año a el santuario. Es bastante amplio y se recomienda ir con zapatos cómodos para hacer la caminata hasta el santuario principal. Al estar literalmente en un bosque, se recomienda tomar todas las previsiones para poder disfrutar de la experiencia sagrada.
Normalmente, los fines de semana se pueden dar la oportunidad de ver una boda tradicional Shinto, ya que este santuario es muy importante para el ciudadano japonés. Como dato extra, a las afueras del santuario se encuentra el puente que conecta la calle de Omotesando con el Meiji Jingu. Este puente se llama “Jingu Bashi” y regularmente se puede disfrutar de artistas urbanos haciendo música, modelos de la extravagante moda de Harajuku, y organizaciones sociales que buscan apoyo de japoneses y turistas.
El Santuario Meiji Jingu es un punto de visita importante en Tokio, debido a que gracias al Emperador Meiji, el Tokio moderno que hoy conocemos fue poco a poco construyéndose hasta ser la ciudad más moderna del mundo.
Por esta y muchas más razones, ofrecer respeto en el Santuario Meiji Jingu es una de los puntos fundamentales que no puede faltar en el cronograma de visita.