eiheiji templo

Templo Eiheiji

Templo Eiheiji

 

Eiheiji, «El Templo de la Paz Eterna», es uno de los dos más importantes de Soto Zen. Se encuentra en lo profundo de las montañas, cerca de la costa noroeste de Japón, no lejos de la ciudad de Fukui.

 

Fue fundado por el Maestro Zen Dōgen en 1244. El samurai Yoshishige Hatano, uno de sus seguidores laicos más devotos, le ofreció tierra y otro forma de ayuda. Dōgen erigió así, Eiheiji, donde se dedicó a entrenar a sus discípulos en la perfección de la práctica Zen en cada acción de la vida diaria. El auténtico Zen de Dōgen Zenji ha sido escrupulosamente observado y transmitido por sus sucesores. Todavía hoy, en Eiheiji, más de cien monjes se dedican de todo corazón a su enseñanza de shikantaza (»sentado con una sola mente»).

 

Un monasterio zen a menudo se ha comparado con un bosque, donde los religiosos practican como árboles y hierbas que crecen juntos en paz y armonía. En Eiheiji, los monjes se dedican a un esfuerzo continuo de todo corazón de acuerdo con las enseñanzas del Maestro Zen Dōgen, el fundador de Eiheiji.

 

Zazen es el ejercicio fundamental, y no tiene el propósito de obtener alguna certificación de una iluminación espiritual, que es importante, pero no es un propósito que la gente pueda alcanzar algún día, después de practicar Zazen, paso a paso. La propia devoción de Zazen, manifiesta la iluminación del Buda.

 

No es sólo el ejercicio Zazen, sino también todas las actividades del quehacer diario: comer, caminar, limpiar, etc. Esto se debe a que la vida  es  lo que está frente a nosotros, aquí y ahora.

 

Eiheiji es más que un lugar turístico. Desde 1244 y hasta el día de hoy, sus salas se han llenado con la atmósfera sincera de los practicantes del Zen que llevan a cabo sin cesar las enseñanzas del Buda tal como fueron transmitidas por el Maestro Zen Dōgen.

Templo Eiheiji

Una famosa historia cuenta que el joven, Steve Jobs, alguna vez consideró convertirse en monje en Eiheiji. Rodeado de cedros gigantes, algunos de más de 500 años de antigüedad, el sitio comprende unos 330,000 metros cuadrados, con cerca de 200 monjes dedicados a un entrenamiento riguroso aquí.

 

En promedio, 6,000 a 7,000 personas visitan diariamente el Templo Eiheiji en su apogeo. Una de las razones es contemplar el techo del Pabellón Sanshokaku, ubicado a lo largo del enfoque del recinto. Como se observa a menudo en los templos japoneses, el Pabellón presenta un «techo artesonado» construido como una cuadrícula de vigas, en el que las flores y los pájaros se dibujan con precisión en cada cuadrado. 144 artistas famosos se reunieron aquí en 1930 para pintar un total de 230 cuadros. Las obras de arte, que se extienden hasta el techo, provocan que los espectadores se detengan involuntariamente y miren fascinados.

 

Si desea obtener mayor información, puede participar en una experiencia de capacitación, ya sea para una estadía de una noche de dos días o, una estadía de tres noches de cuatro días. Con la experiencia del entrenamiento puede disfrutar de la comida vegetariana budista hecha por los mismos monjes y, aprender los gestos básicos, como rezar, colocación de las manos y la meditación sentada en Zazen.

 

Aunque no es una experiencia turística simple, podría ser la mejor manera de cultivar las enseñanzas del budismo. Eiheiji es un templo a gran escala con una variedad de lugares de interés, por lo que incluso, si no permanece durante la noche, vale la pena tomarte el tiempo y visitar este hermoso e importante templo.

 

Artículos recomendados