Castillo Nijo

Castillo Nijo-jo

entrada de Castillo Nijo

El castillo de Nijo-jo, en Kioto, ha sido testigo de algunos de los eventos más importantes en la historia japonesa en los 400 años, desde su construcción. Se completó en 1603 por orden de Tokugawa Ieyasu, el fundador y primer Shogún del Shogunato Tokugawa (1603-1867). Tokugawa Ieyasu unificó a Japón después de un largo período de guerra civil y marcó el comienzo de un período de más de 260 años de paz y prosperidad. El gobierno que estableció Ieyasu duró quince generaciones siendo uno de los períodos más largos de estabilidad y prosperidad en la historia japonesa.

 

El Castillo sirvió como la residencia en Kyoto del Shogún en las raras ocasiones en que visitó la Capital Imperial. Cuando el Shogún no estaba, los guardias samurai de Nijo Zaiban, que fueron enviados desde la capital del Shogún en Edo (actual Tokio), se guarnecían en el castillo.

En 1867, el décimo quinto Shogún, Tokugawa Yoshinobu convocó al palacio Ohiroma de Ninomaru-goten a los señores feudales de 40 dominios que habitaban en Kioto y, anunció el fin del gobierno de Tokugawa y el regreso del control político al Emperador. Esto marcó el comienzo del Período Meiji, durante el cual Japón se desarrolló muy rápidamente evolucionando de una sociedad feudal a la nación democrática moderna que conocemos hoy. El castillo de Nijo-jo organizó las ceremonias de apertura y clausura del último período de gobierno feudal, además de ser el punto de partida de la creación del Estado japonés moderno.

 

En 1939, el palacio fue donado a la ciudad de Kioto y abierto al público en 1940. Actualmente, es uno de los puntos turísticos más importantes de la ciudad de Kioto.

foso del Castillo Nijo

Algunos de sus atractivos son:

La Puerta Kara-mon: ubicada a la entrada del Palacio Ninomaru-goten. La arquitectura de la puerta se usa para indicar el más alto estatus, indicado por el aguilón en la parte delantera y trasera del techo, y el uso de corteza de ciprés en lugar de cobre o teja para el techo.

El Palacio Ninomaru-goten: Consta de seis edificios conectados, dispuestos en una línea diagonal desde el sureste hasta el noroeste. El Palacio tiene 33 habitaciones y más de 800 tapetes de tatami. Está decorado con pinturas de la Escuela Kano (réplicas). Los temas incluyen el Matsutaka-zu (pino y halcón), tigres y leopardos, los cuales enfatizan la autoridad del Shogún, así como las flores de cerezo y otras flores que representan las cuatro estaciones.

Jardín Ninomaru: Fue rediseñado por Kobori Enshu, el comisionado de obras para la Visita Imperial de 1626. Es un jardín clásico de estilo Shoin-zukuri, con una gran isla Horai-jima (que simboliza el Paraíso) flanqueada por una isla grúa y una isla tortuga, ambas metáforas para la longevidad.

Los edificios de 400 años de antigüedad del Palacio Ninomaru-goten, la Puerta Kara-mon y el Jardín Ninomaru, son supervivencias únicas de una de las edades doradas de la arquitectura y el diseño japoneses del período Edo temprano, conocido por su arquitectura ornamentada y magníficos interiores.

 

Para las personas interesadas en la historia de Japón, principalmente en el período Edo, es muy recomendable visitar este castillo mientras viajan por Kioto.

Castillo Nijo en primavera

 

Castillo Nijo en otoño

 

Artículos recomendados