Fushimi Inari Taisha, Kioto 2

Fushimi Inari Taisha, Kioto 2

El dios Inari tiene un papel muy importante en la religión Shinto, así como en la fe de los japoneses. Inari es el dios del arroz, el sake, el té, la agricultura, la fertilidad, los zorros y lo relacionado a los negocios.
Hoy en día Inari es visto como uno de los mayores protectores del pueblo de Japón. Se dice que Inari es bondadoso y muy bello. Lo describen con el cabello largo y negro, vistiendo un kimono color bermellón, es andrógino y tan hermoso que si se presentara a las personas terrestres podrían hasta desmayarse por tanta luz. Por lo tanto, el dios Inari envía a sus mensajeros a la tierra para llevar sus noticias, estos mensajeros son los zorros blancos, por eso en todos los santuarios Inari tienen en una entrada dos zorros custodiando.
En todo Japón hay alrededor de 32.000 santuarios shintoistas dedicados a este importante dios. El santuario principal y la cabeza de toda la red, se encuentra en la ciudad de Kioto. Conocido mundialmente por sus más de 10.000 Toriis en fila, el santuario “Fushimi Inari Taisha” atrae alrededor de 3 millones de visitantes los primeros tres días del año, y es una de las atracciones principales de Kioto. .


Fushimi Inari Taisha, Kioto 2
El santuario se encuentra en la base del Monte Inari e incluye muchos santuarios menores que abarcan 4 kilómetros hasta la montaña de 233 metros.
Cada una de las puertas del santuario (torii) ha sido donada por un individuo o un negocio japonés con la esperanza de recibir buena suerte y fortuna. El nombre del donante está escrito con tinta negra en la parte posterior de cada puerta. La estructura principal del santuario se construyó en 1499 y está designada como un bien cultural importante de Japón. El recinto sagrado contiene cinco santuarios: un santuario inferior, un santuario medio, un santuario superior y santuarios auxiliares.
Fushimi Inari Taisha también es famoso por aparecer en el famoso filme “Memorias de una geisha”.

Fushimi Inari Taisha, Kioto 2
El Santuario Fushimi Inari es una experiencia maravillosa en Japón y se recomienda a cualquier viajero entusiasta. La gran cantidad de personas que visitan este santuario diariamente es asombrosa. El santuario en sí es impresionante, con la oportunidad de purificarse en la entrada (a través de la purificación sintoísta) y luego la oportunidad de orar.
Más allá del santuario, un (desafiante) paseo por la montaña termina con una vista maravillosa de Kioto y el santuario principal. Dentro del santuario principal, se venden omamoris (para la buena suerte, la salud, prosperidad, etc.).
El santuario está abierto las veinticuatro horas al día, por lo tanto se puede disfrutar de un emocionante paseo nocturno hasta el tope de la montaña.
En todo Japón, el santuario Fushimi Inari es un paseo imperdible para aquellos visitantes que quieren sentir el poder y belleza de los santuarios Shinto.