El templo Horyuji

El templo Horyuji

Templo Horyuji (templo de la ley floreciente) construído por el príncipe Shotoku, a quien se le atribuye la introducción del budismo en Japón.

Es el templo de madera más grande de todo el país, y debe su nombre a que inicialmente fue utilizado como seminario, donde se instruía a los nuevos sacerdotes y como monasterio.

En 1993 fue declarado patrimonio de la humanidad, y está catalogado como tesoro nacional en Japón.

Cuenta con una pagoda, el edificio de los sueños y numerosos murales.

Se encuentra a 12 km aproximadamente del centro de la ciudad.

Se accede a él utilizando la línea Yamatoji desde la estación central de la ciudad.

Desde la estación hay que dar un paseo de unos 20 minutos o bien tomar el autobús número 60 (5 minutos).