todaiji con cerezo

Templo Todaiji y los ciervos

imagen del buda en nara

El Templo Todaiji se encuentra en el famoso Parque Nara. Vale destacar que es la estructura de madera más grande del mundo.

Los orígenes de Tōdai-ji se inspiran en un santuario llamado Kinshō-ji que fue fundado en 728 para el descanso del espíritu del Príncipe Heredero Motoi, hijo del Emperador Shōmu. En 741, cuando el Emperador emitió su edicto ordenando la construcción de un sistema nacional de monasterios (Kinkōmyō-ji) conocido como Kokubun-ji, Kinshō-ji fue elevado en estatus. En 743, el Emperador Shōmu formuló su proclamación para levantar una Gran Imagen de Buda y, cuando la capital fue devuelta a Heijō (Nara), la construcción de la colosal efigie de Vairocana se inició en los terrenos del Kinkōmyō-ji y se completó en 749. La construcción del Gran Salón del Buda se realizó simultáneamente y la imagen fue consagrada en 752 con una lujosa ceremonia.

un saludo a buda

Según los registros mantenidos por Tōdai-ji, más de 2,600.000 personas, en total, ayudaron a construir el Gran Buda y su Salón. Contribuyeron con arroz, madera, metal, tela o mano de obra. Unos 350.000 individuos trabajaron directamente en la edificación de la estatua.

 

En 1180, más de la mitad del complejo, incluido el Gran Salón del Buda, fue destruido en el incendio que resultó del ataque a los templos de Nara por Taira no Shigehira. Al año siguiente, el monje Chōgen (1121-1206) comenzó la restauración del templo y en 1185 el Gran Buda fue consagrado. Al año siguiente, la Provincia de Suō (Prefectura de Yamaguchi) fue designada para proporcionar ingresos para la reconstrucción de Tōdai-ji, de esta manera aumentó el ritmo del trabajo.

 

Diez años después se completó el Gran Salón del Buda. A medida que el templo fue reconstruido, también resurgieron las actividades escolares que habían estado estancadas  y, durante el período Kamakura (1185-1333), el templo entrenó a muchos monjes eruditos.

Después del comienzo del período Meiji en 1868, los edictos que legislan la separación de los establecimientos religiosos sintoístas y budistas y la confiscación de las tierras del templo amenazaron la existencia de Tōdai-ji. Sin embargo, el templo logró realizar reparaciones importantes en el Gran Salón del Buda a principios de este siglo y nuevamente en la década de 1970 y se ha esforzado por preservar el extenso complejo con todas sus estructuras.

Actualmente, Tōdai-ji conserva muchos tesoros culturales preciosos del pasado del templo, pero también es una casa del tesoro de los rituales budistas tradicionales.

Muchas personas de todo Japón y del mundo visitan el templo para adorar y presentar sus respetos cada año.

entrada del templo

los ciervos

ataquen de los ciervos

Artículos recomendados