chiran museo

Museo de la Paz de Chiran para pilotos Kamikaze

Museo de la Paz de Chiran para pilotos Kamikaze

Museo de la Paz de Chiran para pilotos Kamikaze
Museo de la Paz de Chiran para pilotos Kamikaze

En la prefectura de Kagoshima, específicamente en la ciudad de Chiran, se encuentra un museo dedicado a las “unidades de ataque especial japonesas”, mejor conocido en occidente al referirse a pilotos “Kamikaze”.

Durante las etapas finales de la guerra del pacífico, la ciudad de Chiran sirvió como base militar en la batalla de Okinawa. Desde esta ciudad, 439 pilotos de la fuerza especial despegaron y partieron a la defensa de la isla, pero este era un viaje de solo ida. El total de pilotos Kamikaze que dejaron su vida en la batalla de Okinawa es de 1.036. La mayoría de ellos tenían alrededor de veinte años de edad.

Actualmente, en este museo se explica cómo fue la vida de estos pilotos. Se exhiben cartas de los mismos a sus familiares, así como poemas, testamentos, ensayos y fotografías de los 1.036 pilotos, en el orden en que fallecieron, así como también bandanas, botellas de agua y otros artefactos históricos originales.

La razón de este este museo es expresar a las nuevas generaciones y al mundo que “la tragedia de la guerra no puede ser repetida de nuevo”. Es un museo cuyo mensaje contribuye a la consecución de una paz mundial eterna y a la dignidad de cada vida humana.

También hay un pequeño templo dedicado a Kannon, la diosa budista de la piedad. Los nombres de los pilotos kamikaze están escritos en un papel dentro de su útero. Fue erigido en 1955 gracias a las donaciones recolectadas por Tome Torihama, quien dirigía la posada Tomiya, frecuentada por los pilotos con el fin de redimir su memoria después de la guerra.

Este museo comenzó a operar oficialmente en 1987, luego de varios intentos de llevar de manera respetuosa la historia de estos pilotos, que dejaron su vida por la protección de Japón.

Las exhibiciones incluyen cuatro aviones: un Nakajima Ki-43 Hayabusa, un Kawasaki Ki-61 Hien de 1943, un Nakajima Ki-84 Hayate de 1944 y un Mitsubishi Zero recuperado del fondo del mar en 1980.

En 2001 con la película “Hotaru (ホタル)” y en 2007, gracias a la película “Moriremos por los que amamos (俺は、君のためにこそ死ににいく Ore wa, kimi no tame ni koso shini ni iku)” el pueblo y el museo de Chiran ganaron mayor cantidad de reconocimientos a nivel nacional e internacional.

Dentro de los precintos del Museo hay una reconstrucción de un cuartel de forma triangular donde los pilotos vivían antes de sus misiones, también un santuario y una estatua de un piloto kamikaze.

Para las personas interesadas en la historia de Japón, así como aquellas que quieran rendir homenaje a los pilotos kamikaze y aprender más sobre el significado de la paz, el Museo de la paz de Chiran es una visita recomendada y, seguramente, inolvidable.

Artículos recomendados