Museo de Bomba atomica en Nagasaki

Museo de Bomba atomica en Nagasaki

Museo de Bomba atomica en Nagasaki
En Nagasaki, muy cerca del epicentro de la explosión, se encuentra el Museo de la bomba atómica.
Esta es una visita muy importante si se encuentra en Japón. Lo que sucedió el 6 y 9 de agosto de 1945 no debe repetirse nunca jamás, y este museo explica detalladamente el por qué. Al entrar al museo, hay un pasillo en espiral que te hace pensar que vas retrocediendo en el tiempo, desde nuestra época hasta 1945. Lo primero que se encuentra es un reloj paralizado con la hora “11:02”, la hora exacta en que se estalló la terrible bomba.
En la primera parte del museo, se ve toda una réplica de como quedó Nagasaki justo después de la explosión. De esta forma el visitante puede experimentar de primera mano el impacto y la destrucción de la bomba creada por Estados Unidos. Puede llegar a ser muy impactante.
En la siguiente sala están en exhibición objetos que quedaron luego de la explosión, tales como botellas derretidas, los huesos de una mano humana pegados a un vidrio derretido, ropa quemada, una lonchera con su contenido aún carbonizado y un casco con los restos del cráneo de una víctima en la superficie interior, entre otros objetos.
La siguiente sección muestra los daños causados por la radiación, los daños causados por la explosión, las apelaciones de los sobrevivientes de la bomba atómica y las actividades de rescate y socorro que se llevaron a cabo.
Museo de Bomba atomica en Nagasaki
También hay una demostración de alta tecnología que muestra en una maqueta 3D de la ciudad, como la onda de la bomba fue destruyendo todo, desde el epicentro hasta las afueras de la ciudad. Recorriendo el museo, también hay muchos símbolos religiosos tales como rosarios que debido al calor tan fuerte se derritieron.
Este museo contiene imágenes explícitas de las víctimas después del bombardeo y está en exhibición la réplica tamaño real de “Fat Man”, la bomba atómica arrojada en Nagasaki. La penúltima sección está dedicada a como se crearon las primeras bombas y porque se decidió arrojarlas en Japón. Desde esta decisión tomada en Manhattan, hasta el 9 de agosto cuando se arrojó la segunda y última bomba atómica. Finalmente el museo nos deja en la última sala la reflexión de la paz.
Aquí se puede observar con las armas nucleares han evolucionado desde el bombardeo de Nagasaki, y muestra cuantas armas nucleares tiene cada país. Dejando en claro que la atrocidad generada por estas armas puede repetirse si los seres humanos no reaccionan y prohíben las armas nucleares.
El museo es totalmente pacifista y reza porque esta tragedia no vuelva a ocurrir, pero para proteger el futuro hay que sabe lo que sucedió en el pasado.
Este museo fue fundado en 1966 y remodelado al establecimiento que esta hoy en día en 1996. A pocos metros del museo se encuentra el monumento nacional por las víctimas de la bomba atómica.
12 pilares de la paz conforman el monumento, junto con fotografías de las víctimas.
En la parte de arriba hay una hermosa cuenca de agua bordeada de árboles a través de la cual los 12 pilares de luz continúan elevándose desde abajo. Por la noche, 70,000 luces de fibra óptica se iluminan a través de la superficie del agua, simbolizando a las víctimas.
Nagasaki hoy en día es considerada una ciudad de paz.