Santuario Sanno

Santuario Sanno

La prefectura de Nagasaki es rica en cultura e historia, siendo una de las prefecturas más importantes de todo Japón. Hoy en día muchas cosas han cambiado en toda la nación, pero en Nagasaki hay lugares en los cuales todavía se ve y se siente los sucesos de la historia como si hubiera sido ayer.
Uno de los lugares más impresionantes y curiosos de Nagasaki es del Santuario Sanno debido a que la torii principal (puerta de entrada al santuario) mantiene una sola columna, debido a que la otra se la llevó la bomba atómica. Este santuario fue fundado en 1638 por Nobutsuna Matsudaira (1596-1662).
Se produjo una guerra civil en Shimabara en el mismo año, por lo que a Nagasaki llegó el general de las fuerzas del gobierno para reprimir la guerra. Cuando pasó por esta área, descubrió que el paisaje era similar al del Monte Hiei. Así que alentó al gobernador local en Nagasaki a construir un santuario y la orden se acató, finalmente fundando el Santuario Sanno que significa rey de la montaña. Pasaron muchos años y Japón al entrar en la guerra del pacífico sufrió la calamidad de las bombas a atómicas. La primera fue la lanzada en Hiroshima el 6 de agosto de 1945.
Posteriormente la segunda bomba atómica fue lanzada el 9 de agosto de 1945 en Nagasaki, causando muerte y destrucción a su paso. Del epicentro de la explosión al santuario Sanno solo hay 8 kilómetros de distancia. La inimaginable explosión de calor y fuego destruyó este santuario en un momento.
Milagrosamente, la Torii principal de este santuario se mantuvo en pie, aunque quedó a la mitad por la explosión de una bomba atómica.
Una columna de apoyo fue derribada; pero la otra de alguna manera permaneció de pie, manteniendo la puerta en posición vertical. La fuerza de la onda de choque hizo girar la Torii unos 30 grados sobre su base de pedestal.
Hay que recordar que la mayoría de las edificaciones hechas de metal o madera que estuvieran cerca del ratio de la bomba, se derretían o simplemente se degradaban en el acto. Por lo tanto es un suceso realmente milagroso el hecho de una Torii tan cerca del epicentro se haya mantenido en pie. Lo más impresionante es que ha pasado más de 70 años desde la tragedia y esta Torii se ha mantenido en su único pilar. La gente en Nagasaki llama a esta puerta “Torii con una sola pierna”.
Cerca de la Torii hay fotografías de cómo era el santuario antes del bombardeo y se conservan algunos restos de la otra mitad perdida.
Cerca del santuario principal también hay dos grandes árboles de alcanfor. Se dice que tienen 500-600 años de antigüedad. Esto significa que estos árboles fueron expuestos a la bomba atómica. Un tercio de los árboles se desintegraron y los árboles restantes se quemaron tanto que el tronco se puso totalmente negro. Pero después de dos años, su increíble fuerza vital creó los nuevos brotes de hojas. Los ciudadanos de Nagasaki abrazaron estos árboles y lo tomaron como símbolo de la vida y esperanza para seguir adelante. Estos árboles están designados como tesoros naturales nacionales.
El milagro de la Torii que se mantuvo en pie junto con el milagro de que al Santuario Suwa (sitio de suma importancia en Nagasaki) no le ocurrió nada y haya permanecido intacto, fue una muestra contundente para los residentes que la energía de los santuarios Shinto es realmente elevada y poderosa, capaz de soportar hasta un infierno en la tierra debido a su alto poder espiritual. Visitar la Torii del santuario Sanno puede darle la oportunidad al visitante de observar en una forma más directa todo lo que sucedió aquel catastrófico día, pero a pesar de todo, la torii siguió invicta, demostrando que hasta en los peores momentos hay un punto de luz y esperanza.