Santuario Suwa

Santuario Suwa

En la prefectura de Nagasaki se encuentra un Santuario Shintoista de gran importancia histórica. Su nombre es Santuario Suwa. Este santuario fue fundado en 1614 bajo la orden del shogun Tokugawa como una forma de revertir la fe cristiana en la región.
Durante el periodo Edo, Nagasaki fue uno de los pocos lugares donde había contacto con en el extranjero. Debido a eso, visitantes de Portugal y España empezaron a difundir la fe cristiana. Nagasaki es actualmente el lugar donde se pueden encontrar más iglesias en todo Japón.
El Shogun Tokugawa fundó el santuario Suwa y era obligatorio que todos los residentes de Nagasaki participaran en los festivales del santuario.
Aquellos que no se presentaban eran interrogados, y si se descubría que eran cristianos podían ir a la cárcel o hasta ser ejecutados. Más allá de la persecución cristiana, el santuario Suwa floreció para convertirse en un centro de encuentro de los ciudadanos.
Para llegar al santuario Suwa hay que subir un camino de 277 escalones. Al llegar a la cima se puede observar toda la ciudad de Nagasaki, una vista realmente espectacular. Al comenzar la era Meiji, el santuario Suwa entró en la lista de los santuarios importantes del país. El 9 de agosto de 1945, los estadounidenses arrojaron su segunda bomba atómica en Nagasaki, destruyendo toda la ciudad a su paso.
Recordemos que en la era Meiji la persecución hacia los cristianos se acabó, dando paso a la construcción de iglesias en Nagasaki. Al caer la bomba atómica, todas estas iglesias fueron destruidas completamente. Los sobrevivientes corrieron a ver si el santuario Suwa también había desaparecido, pero no fue así. Debido a su posición estratégica, el santuario Suwa no sufrió ningún daño.
Para los japoneses, esto significó el poder de los Dioses nativos por sobre un Dios importado. Los sacerdotes de los santuarios tuvieron un arduo trabajo purificando toda la ciudad después del bombardeo. Hoy en día, cada 9 de agosto, se realiza un acto conmemorativo para rezar por las vidas perdidas.
El santuario es una estructura muy hermosa e imponente. El edificio está compuesto por otros pequeños santuarios que vale la pena recorrer. Otro dato interesante es que el primer “Omikuji” (predicción del futuro) en inglés fue hecho en este santuario. Si se quiere conectar con la historia y dar un vistazo a la antigua Nagasaki, visitar el santuario Suwa es una gran elección.