bomba atómica

Domo de la Bomba Atómica

A las 8:15 de la mañana del 6 de agosto de 1945, la primera bomba atómica de la historia humana fue lanzada sobre Hiroshima. Aunque, la Cúpula de la Bomba Atómica se ubicó casi directamente debajo de la explosión, de alguna manera evitó la destrucción completa y, por eso, los restos del edificio aún permanecen en pie. Los residentes de Hiroshima decidieron mantener intacto este trágico recordatorio de la guerra. El sitio fue decretado como Patrimonio de la Humanidad en 1996. Al visitar la Cúpula de la Bomba Atómica, el Cenotafio para las Víctimas de la Bomba Atómica y el Museo Memorial de la Paz de Hiroshima se obtiene una comprensión más profunda del sufrimiento causado por la guerra y las armas nucleares y el verdadero valor de la paz.

domo de la bomba atomica
hiroshima tour

 

La bomba atómica explotó a una altura de 600 metros, 160 metros al sureste del Domo de la Bomba Atómica. En ese momento, el edificio era el Salón de Promoción Industrial de la Prefectura de Hiroshima. En el instante de la detonación, la explosión ejerció 35 toneladas de presión por metro cuadrado y creó una feroz velocidad del viento de 440 metros por segundo. El edificio absorbió la poderosa explosión y el calor, y estalló en llamas. Debido a que el impacto se produjo casi directamente sobre la tope, curiosamente las gruesas paredes exteriores y la cúpula de acero escaparon de la destrucción completa. Sin embargo, las personas que estaban adentro en ese momento murieron instantáneamente y el interior del edificio fue completamente destruido por el fuego. Aunque se desconoce el tiempo exacto, el edificio con su cúpula de acero expuesta comenzó a denominarse “Cúpula de la bomba atómica”.

El atrio del entonces Salón de Promoción Industrial de la Prefectura de Hiroshima estaba casi directamente debajo del hipocentro de la bomba. Aunque el edificio sufrió graves daños, logró escapar de la destrucción completa. Fue el diario desgarrador de una colegiala, Hiroko Kajiyama, lo que determinó  la decisión de preservar el Domo de la Bomba Atómica en su estado actual. Hiroko estuvo expuesta a la radiación de la bomba cuando era bebé. Posteriormente murió de leucemia a la edad de 16 años. La cúpula actúa como un recordatorio de la fuerza y el sufrimiento indecible causado por la bomba, mientras continúa simbolizando la lucha para librar al mundo de las armas nucleares y lograr la paz.

El Monumento a la Paz de Hiroshima (Domo Genbaku) se ha conservado como una ruina. Es todo lo que queda del Salón Promocional Industrial de la Prefectura de Hiroshima “Hiroshima-ken Sangyo Shoreikan” después de la explosión de la bomba nuclear de 1945. Dentro de la propiedad, todos los elementos estructurales  permanecen en el mismo estado que quedó  inmediatamente después del bombardeo. La propiedad se puede observar desde el exterior de las cercas periféricas y su integridad externa e interna se mantiene bien. La zona de amortiguamiento, que incluye el Parque Memorial de la Paz de Hiroshima, se define como un lugar de oración por las víctimas de las bombas atómicas, así como por la paz mundial permanente.

En los últimos tres proyectos de conservación (1967, 1989-1990 y 2002-2003), se utilizó un refuerzo mínimo con acero y resina sintética para preservar la condición del domo como estaba después del ataque con bomba atómica. El Memorial de la Paz de Hiroshima (Domo Genbaku) se encuentra en su ubicación original y, su forma, diseño, materiales, sustancia y entorno, son completamente auténticos. También mantiene su autenticidad funcional y espiritual como lugar de oración por la paz mundial y la eliminación definitiva de todas las armas nucleares.

Es uno de los símbolos de la ciudad de Hiroshima y un lugar muy recomendable para visitar durante el viaje a Japón, debido a su importancia histórica y espiritual.

memorial de hiroshima

Artículos recomendados